CFE se estanca en generación de electricidad limpia





Su mejor registro lo consiguió en el 2014, cuando la participación de la energía libre de CO2 alcanzó una participación de 23% en el total.

En el primer cuatrimestre del año, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) generó un 71,549 gigawatts hora en total, de los cuales, el 81% correspondió a energía termoeléctrica y el restante 19% a las demás energías consideradas limpias al no emitir gases de efecto invernadero que contribuyan con el cambio climático global.

Esta proporción está por debajo del 29% de energías limpias que se produce en el país al incluir la generación privada, mientras que el gobierno federal ha informado sobre sus planes de que la propia estatal dirigirá la transición energética rumbo a la meta de 35% de energía limpia para el 2024.

Pero además, esta proporción ha caído del 77% de energía termoeléctrica que se produjo en 2014 y del 23% de energía limpia de este mismo periodo, derivado de la entrada en operación y eficiencias bajo el modelo de despacho actual por parte de los privados en el país, según los reportes de la estatal eléctrica.

De acuerdo con el Sistema de Información Energética (SIE) de la Secretaría de Energía, entre enero y abril de 2022 la CFE generó 58,259 gigawatts hora mediante lo que clasifica como energía termoeléctrica, es decir: vapor, ciclos combinados a gas natural, turbinas de gas, maquinaria de combustión interna, generadoras duales y carboeléctricas. En tanto, el otro 19%, es decir, 13,289 gigawatts hora entre enero y abril del 2022, correspondió a las energías limpias como geotermia, nuclear, eólica, fotovoltaica e hidroeléctrica.

En comparación con lo que se producía hace una década, la generación total de la CFE en el primer cuatrimestre muestra una reducción de 3%; en tanto, la generación termoeléctrica ha caído también, en 5% en 10 años, mientras que la generación de energía limpia se ha incrementado en 8% en este lapso.

En el conjunto de ciclos combinados, vapor, turbogas y combustión interna, tanto de la CFE como de los productores independientes de energía (PIE) en 10 años el incremento en la generación es de 6%, mientras que la generación eólica total que reporta la estatal eléctrica ha aumentado 11 veces en 10 años, derivado de la aportación de los PIE que la generación de los PIE en todo el país ha aumentado 37% mientras que lo que genera la propia CFE se ha reducido en 53 por ciento. La generación fotovoltaica que reporta CFE se ha reducido a su vez en 41% en una década.

Variaciones anuales
En un año la generación total de energía de la estatal eléctrica aumentó 7% si se compara el primer cuatrimestre del año pasado, gracias a la recuperación tras el aumento en la movilidad y distintas actividades económicas. La generación térmica se incrementó en 10%, mientras que la generación limpia creció también, pero en 6 por ciento.

Los ciclos combinados, vapor, turbogas y combustión interna, tanto de la CFE como de los PIE tuvieron un aumento de 7% en su actividad anual y en el primer cuatrimestre se reportó una generación de 52,859 gigawatts hora. A la vez, la generación mediante carbón fue de 5,400 gigawatts hora.

Mientras tanto, la energía renovable que reporta la CFE mostró caídas interanuales. En el caso de la generación eólica, ésta cayó 7% con un reporte de 694.6 gigawatts hora, tanto de la generación operada por la estatal en La Venta, Oaxaca, donde la reducción anual fue de 7.5%, y de la generación de los PIE.

Finalmente, el parque solar de Santa Rosalía en Baja California Sur, que entró en operaciones de la CFE en 2013, tuvo una generación de 2.6 gigawatts hora, con una reducción anual de 7% en el primer cuatrimestre del año.

El viernes pasado, durante su participación en el foro virtual de las Principales Economías sobre Energías y Acción, convocado por Estados Unidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador ratificó el compromiso de su gobierno de que en 2024 el país generará el 35% de su electricidad con fuentes limpias, por lo que la actual administración instalará 2,085 megawatts de capacidad en este renglón.

 

Fuente: El Economista